Teletrabajo en Colombia: gobiernos, expertos, empresas y teletrabajadores en una feria

Teletrabajo en Colombia: gobiernos, expertos, empresas y teletrabajadores en una feria

El 26 y 27 de julio se realizó la Feria internacional del teletrabajo en Corferias, evento organizado por los ministerios de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y de Trabajo, por la Corporación Colombia Digital, El Espectador, Canal Caracol, con el apoyo de varias empresas.

El teletrabajo se plantea como una alternativa para mitigar el desempleo en este y otros países, los teletrabajadores realizan su labor desde cualquier lugar sin cumplir horario y sin trasladarse a la oficina. Esa es la definición en general, sin embargo, durante las ponencias y foros, se dieron diferentes giros a la misma.

A continuación se presentan las conclusiones, visiones, encuentros y vacíos del teletrabajo en Colombia.

Definiciones y visiones gubernamentales

Por parte del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones se ve el teletrabajo como una oportunidad basada en esfuerzos en infraestructura para llevar las “autopistas de la información” a todos los rincones del país. El ministro Diego Molano afirmó “entre más internet, más empleo, entre más internet, menos pobreza”. Para el ministerio tener conectividad, mantener los bajos precios de los portátiles y tener desarrolladores de aplicaciones tecnológicas son la clave para el desarrollo del país.

Para el Ministerio de Trabajo, el teletrabajo permite “la inclusión de los excluídos en el mundo laboral” según afirmó el ministro Rafael Pardo. El viceministro David Luna describió a los excluídos como aquellas personas mayores de 40 años, personas que habían salido de la cárcel, desmovilizados, madres en periodo de crianza, personas con discapacidades y jóvenes menores de 28 años.

Desde este ministerio se está fomentando el teletrabajo y se está partiendo de dos bases legales, la ley 1429 de generación de empleo y el decreto 884 específico en este tema, el cual plantea el contrato del teletrabajador con las mismas garantías que las de un contrato laboral presencial.

La Alcaldía de Bogotá, encabezada por Gustavo Petro define el teletrabajo como “poder trabajar desde el lugar donde quiera, pero más que todo una inmensa oportunidad para las asociaciones libres de trabajo intelectual y trabajo colectivo”. Bogotá le está apostando al cubrimiento total de fibra óptica con velocidades de 100 y 200 megas con miras a la disminución de la brecha digital, ya que se busca que su implementación llegue principalmente a los colegios públicos, a instituciones, empresas y hogares de diferentes estratos.

El padre del teletrabajo

Jack Nilles es considerado como el padre del teletrabajo y define este como “cualquier forma de sustitución de las tecnologías de información relacionadas con los desplazamientos para el trabajo, como el telecommuting, teleconferencing, telemeeting”.

A Niles se le ocurrió estudiar diferentes posibilidades de mejoras en las empresas de Los Ángeles Californa en el año de 1973. Hizo un test en el que durante 6 meses algunos trabajadores pasaron a vivir cerca a su lugar de trabajo, allí se hizo evidente un cambio en la productividad y en la calidad de vida. Luego se buscó ir desligando el trabajo a la presencia en la oficina y allí se complicó el tema para los empleadores que empezaron a sentir miedo de perder el control sobre sus empleados, de que no cumplieran con su trabajo, que se volvieran entes aislados y que no regresaran.

Este miedo aún está latente en las empresas, por eso Nilles estableció reglas y “secretos” para vencer ese miedo. Por una parte para que el teletrabajo funcione, los empleados deben obtener un beneficio económico positivo, es decir deben ganar más si son más productivos y ver que eso mejora su calidad de vida, debe haber una cultura organizacional clara y un entrenamiento apropiado acerca del pacto de trabajo entre el empleado y el empleador, las herramientas informáticas que se utilizarán y las mediciones de resultados.

Por otra parte, considera que los ingredientes secretos son : CONFIANZA (trust) que no exceptúa verificaciones e IMAGINACIÓN.

Finalmente, concluye que Colombia está cumpliendo con varias de las situaciones que se presentan en otras ciudades del mundo que es conectividad a internet, intención de disminuir los tiempos de transporte, los costos de traslados, los costos de mantenimiento de una planta física, entre otros.

Las empresas que saben de teletrabajo

Cisco, Citrix y Microsoft, fueron los voceros de este tema y presentaron sus experiencias en la implementación de esta modalidad. Todas estas empresas tienen ejecutivos y trabajadores en diferentes países, razón por la cual el teletrabajo se les presentó como una buena alternativa de reducción de costos y uso de tecnologías de información, desarrolladas principalmente por ellos mismos.

Estas empresas plantearon la importancia de los cambios culturales en la empresa, la persona y la familia, para lograr la implementación del teletrabajo de forma productiva, presentaron herramientas tecnológicas que les ayudaron a la calidad de las transmisiones de datos e imágenes, a la seguridad de la información y al monitoreo de las actividades. Algunas de esas herramientas fueron: Teleconferencia Cisco, Webex y Microsoft Lync. Enc uanto a herramientas administrativas propusieron el cuadro de mando integral u otros sistemas que midan indicadores de logros, políticas de acompañamiento de RRHH para que el trabajador cuente con un sitio apropiado para desarrollar su labor.

Todos presentaron que una ganancia social era el balance que el teletrabajador lograba entre trabajo y vida.

Empresas colombianas con teletrabajadores

Antes del decreto sobre teletrabajo, algunas organizaciones colombianas se arriesgaron a implementarlo, esos son los casos de la Contraloría General de Antioquia, Incluir y Edatel, quienes expusieron su experiencia que partió de estudios previos del tema, como metodologías, casos de éxito, diagnóstico de la organización, experiencias similares dentro de la organización.

La característica afín a la Contraloría de Antioquia y Edatel instituciones fue la implementación exitosa debido a un trabajo juicioso de investigación, mejora en la gestión administrativa, cultura o “pedagogía de la confianza” y la estrategia conjunta de comunicación, formación, salud ocupacional y tecnologías.

Por su parte el padre Orlando Gómez comentó que Incluir era una organización para implementar el teletrabajo y que por otra parte la Universidad Católica del Norte de la que es fundador, cuenta solamente con teletrabajadores, teleprofesores y teleestudiantes.

De los teletrabajadores lo que pasa a valorar especialmente la empresa es su responsabilidad, cumplimiento, productividad, disciplina y confianza. Por eso para las empresas no cualquiera puede ser teletrabajador.

Los derechos de los trabajadores

El representante de la OIT, Ítalo Cardona, presentó la legislación vigente de los convenios que se han firmado en esa organización y expresó su preocupación por los puntos críticos de esta modalidad de trabajo con respecto a la protección de los derechos del trabajador. Estos puntos críticos son: ¿qué disposiciones puede realizar la empresa sobre el sitio de trabajo del teletrabajador en su domicilio?, ¿cómo se puede proteger la información de la empresa?, ¿cómo se puede garantizar que a un teletrabajador le respeten su derecho al trabajo digno?, ¿cómo se puede contrarrestar la desprotección de estos trabajadores?,¿cómo el Ministerio de Trabajo inspeccionará el cumplimiento de las normas?

Por su parte, el representante del sindicato de la empresa UPJet, Fabián Boccella presentó la experiencia de implementación de teletrabajo en su empresa, en especial la participación del sindicato como parte del diálogo social de la iniciativa que partía del Ministerio de Trabajo. Manifestó que las personas del sindicato habían tenido que prepararse en el tema, estudiarlo para comprenderlo y ver cuál era su campo de acción en ese nuevo escenario. Resolvieron mantener una comunicación constante con la gente y medir mediante encuestas qué sucedía en el proceso y qué inseguridades se presentaban. Finalmente la prueba piloto de teletrabajo fue exitosa para quienes se acogieron al programa y esa situación hace que los sindicatos empiecen a enfrentar el miedo de verse divididos por esta modalidad de trabajo.

El sindicalista planteó que ese reto debía afrontarse basadas en las herramientas y en los cambios que está viviendo el mundo y a los que también deben adaptarse las asociaciones gremiales. Como puntos importantes para salvaguardar los derechos del teletrabajador estaba que los equipos para realizar su labor los debía dar la empresa, que la decisión de se teletrabajador debería ser voluntaria y reversible y que se utilizaría la fórmula 3×2, 3 días teletrabajando, 2 en la empresa, entre otros.

Teletrabajadores autónomos

La conferencia de Álvaro Lame se salió un poco del teletrabajo como forma de empleo y lo presentó desde su experiencia con Netgate en la que se forma a las personas para que sean teletrabajadores autónomos, tiene un enfoque de emprendimiento y formación para que se utilicen los recursos de la web y de forma poco costosa los uruguayos pudieran ofrecer sus productos y servicios al mundo. Para desarrollar ese plan investigaron acerca del teletrabajo, hicieron difusión de la idea por distintos medios, capacitaron de forma presencial y virtual a los interesados y crearon la Escuela del Teletrabajo Epistele en la que se pueden encontrar cursos pagos y algunos tutoriales gratuitos.

El mensaje de esta conferencia fue más lanzarse al mercado mundial desde los servicios y los bienes que se producen en lo local, más allá del empleo.

Algunos encuentros y vacíos

Todos los ponentes están de acuerdo con el teletrabajo como una alternativa de generación de empleo, que reduce costos tanto de la empresa como del trabajador, ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas, fortalece los vínculos familiares y personales, mejora las relaciones laborales, contribuye a disminuir la polución, aumenta la productividad y optimiza la comunicación.

Según lo anterior, el teletrabajo es la maravilla, lo que siempre hemos soñado, pero al respecto quedan algunas preguntas:

¿Cambiarían las instituciones del Estado los manuales de procesos y competencias laborales para dar paso al teletrabajo?

¿Podría realmente darse nuevos puestos de teletrabajo que queden en nómina (con todas las prestaciones de ley)?

¿Los que actualmente somos freelancers, prácticamente teletrabajamos, tendríamos alguna posibilidad real de estar protegidos y de que nos hagan contrato laboral?

¿Cómo se proyecta el teletrabajo si otras personas en el mundo quieren contratar colombianos?

¿Pueden reducirse los costos de transacciones nacionales e internacionales para quienes son teletrabajadores?

Me interesa saber qué opina de este artículo, del teletrabajo en Colombia y de la feria. Espero sus comentarios.

Tags:, , , ,